martes, 17 de abril de 2012

Se encuentra en bosque chileno anfibio que se creía extinto



Entre la Región del Biobío y la Región de la Araucanía se encuentra la Cordillera de Nahuelbuta, lugar donde zoólogos de la Universidad de Concepción encontraron una especie de anfibio conocida como sapo de Bullock. Con un registro de 10 individuos desde 1952 a la fecha, su estado de conservación es vulnerable y la intervención y sequía del bosque nativo hacia difícil pensar que podían encontrar individuos de la especie.

Pero un grupo de zoólogos y veterinarios de la Universidad de Concepcion recorrió diversas zonas de bosque nativo ubicadas entre plantaciones de bosque y eucaliptos. La búsqueda dio frutos y en pequeños tranques, cursos de agua y zonas de helechos, coigües, robles, olivillos y canelos, el equipo encontró más de una docena de sapos de Bullock adultos. La especie fue descrita por primera vez en 1952 y bautizada en honor a su descubridor, Dillman Bullock, naturalista y director del Museo de Angol. El sapo de Bullock mide alrededor de 10 centímetros y en sus patas traseras posee una membrana interdigital.

“Siempre que salíamos a terreno para buscarlos no encontrábamos nada. Se consideró que estaban en un período crítico, cerca de la extinción. Buscábamos adultos en el agua, porque creíamos que habitaban allí por sus patas adaptadas para la natación, pero, al parecer, sólo se acercan al agua en período de reproducción. Todos los que vimos estaban fuera del agua, a unos 50 metros del curso más cercano y sus patas no eran un impedimento para moverse”, indicó el doctor Juan Carlos Ortiz, líder de la investigación.

Aunque hay poca información sobre este anfibio, se sabe que se alimenta de insectos y que sus larvas poseen una ventosa que les permite adosarse a las rocas y piedras de los esteros donde depositan sus huevos. Producto de esto son difíciles de divisar.

Ahora que saben donde viven, los investigadores harán un estudio más detallado sobre la biología y hábitos del sapo de Bullock. ”Habíamos encontrado larvas en el agua, pero los adultos a veces están bastante lejos del agua y en lugares que tampoco son tan húmedos como se suponía, debajo de troncos y de piedras”, dijo Ortiz.

Los cuatro miembros del equipo recorrieron varios predios de bosque nativo en la zona costera entre Cauquenes y Valdivia, con el fin de elaborar un catastro de las especies anfibias que habitan en zonas de conservación de la Forestal Arauco.

Durante lo seis meses de exploraciones, los científicos encontraron 18 especies, entre ellas el sapo espinoso de rabadillas (Alsodes vanzolinii), que no se veía desde 1972; el sapo de Barrio (Alsodes barrioi); el sapo de Nahuelbuta (Eupsophus nahuelbutensis) y el sapo de Contulmo (Eupsophus contulmoensis).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada